¡Su navegador está desactualizado!

Actualice su navegador para ver este sitio web correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×

Bienvenidos a Nuestro Colegio - Gimnasio Fontana

Gimnasio Fontana

Gimnasio fontan
Gimnasio fontan

Tú les has dado alas,
nosotros les enseñamos a volar...

Editorial
25 de Junio de 2018

Mi mejor versión

Discurso de graduación 2018

Por: Amparo Triana de Zuleta

La graduación es un momento esperado por todos.  Al final de esta ceremonia lanzarán al aire sus birretes como símbolo de alegría por sus logros.   Yo celebraré que estos van mucho más allá de lo académico y ahí reside su verdadero valor.  Han logrado crear la mejor versión de su ser.  Yo soy de la generación de los “baby boomers”, marcada por la guerra fría y por lo más tecnológico de ese momento, los casetes y los acetatos de vinilo, algo que muy pocos de ustedes habrán tenido en sus manos.

Quería ser libre y cambiar el mundo.  Ustedes son “Millenials”, marcados por la globalización y el consumismo, por el auge del internet y las redes sociales, ya son libres y como nunca antes tienen todo en sus manos para cambiar el mundo.  

Dicen que la educación es la misma hace siglos y quizás tenga algo de cierto esta afirmación.  Salones, tableros pupitres y cúmulos de información para memorizar. Sin embargo la gran crisis de valores que vivimos en la sociedad actual reclama una nueva mirada.  Menos centrada en la información y en el conocimiento y más enfocada en el ser y su potencial creador.  Los modelos pedagógicos que han desconocido la importancia de las dimensiones emocional, física, espiritual y creativa han fracasado.  Lo vemos todos los días con los problemas que nos aquejan, la corrupción la intolerancia, el egoísmo.

Aprendemos a despejar ecuaciones químicas, las leyes de la termodinámica, la fórmula de la velocidad, la historia de las guerras y de los grandes sucesos de la humanidad y aun así somos la única especie sobre la tierra con la facultad y el poder para decidir sobre nuestro entorno y afectarlo hasta destruirlo.  Talamos bosques, contaminamos mares, contribuimos a la extinción de las otras especies.  

Los conocimientos adquiridos si bien nos sirven para desarrollar importantes habilidades, al ser memorísticos y descontextualizados van quedando en el olvido y no contribuyen decisivamente a desarrollar la mejor versión de nosotros.  El psicólogo y filósofo alemán Hermann Hebinghaus estableció de manera exponencial en la curva del olvido como a los 7 días de haber aprendido algo recordamos tan sólo el 4%. Por eso no resulta extraño que tanto los padres como los educadores quedemos atónitos frente a la pregunta ¿Y si tú no te acuerdas para que me va a servir eso en la vida?  

¿Entonces qué es eso que merece ser aprendido en el colegio? El cambio fundamental en la educación no radica en lo que aprendemos y para que lo aprendemos, sino como podemos trascender con lo que aprendemos para resolver los grandes desafíos que el mundo enfrenta hoy y hacia el futuro.  Nuestra visión entonces es ser referentes en pedagogía de la creatividad y la sostenibilidad y nuestra misión es generar ambientes innovadores de aprendizaje donde todos los miembros de nuestra comunidad desarrollen la mejor versión de si mismos.

Preguntémonos qué pasaría si hoy todos los adultos que estamos en esta sala presentáramos el examen de estado mañana.   ¿Cuáles serían los resultados?  ¿Mediría esta prueba nuestro potencial, lo que nos hace genuinamente humanos y verdaderos ciudadanos globales?  Mi teoría es que los resultados serían nefastos y es precisamente porque somos mucho más que conocimientos e información.  Levante la mano quien crea que no le iría tan bien?

En contraposición a una educación centrada en el conocimiento, nuestra apuesta es el desarrollo de cuatro competencias esenciales para la vida: la actuación ética, la comunicación, el trabajo colaborativo y la creatividad. 

Yo estudie en un colegio de Monjas y pese a mi inconformidad con un ambiente muy vertical y con pocas libertades reconozco que mi honestidad y responsabilidad son producto de sus enseñanzas.    Cuando he conversado con ustedes en diferentes instancias es claro que lo que más valoran de su recorrido por el colegio es haber aprendido a respetar la diversidad, a ser coherentes, creativos a comunicarse bien y a construir relaciones.  

La vida es un camino en búsqueda permanente de sentidos.  Y el sentido de haber vivido catorce años en el Fontana puede tener diferentes significados para cada uno. Y es allí donde precisamente a través de estas cuatro competencias esenciales forjaron su propia identidad.  Aunque están listadas en un orden específico para hacerlas comprensibles, son absolutamente transversales.

La primera a la que hago referencia es una de nuestras prioridades: la actuación ética.   Albert Schweitzer, pensador, músico, teólogo y medico franco alemán, ganador del Premio Nobel de Paz en 1952 afirma que la ética no es otra cosa que la reverencia por la vida.   Todo proceso educativo concluye en unas evidencias muy concretas, una de ellas es ser el Primer Colegio Carbono Neutro de Colombia.  La pregunta es ¿cómo aprende un estudiante a actuar éticamente? Desde los primeros años cuando son capaces de reconocer y controlar la expresión de sus emociones, y más adelante cuando identifican las normas para luego llegar a reconocer dilemas de la vida que involucran la toma de decisiones basadas en los valores.   Hace 5 años aproximadamente hicimos un compromiso con la vida y la sostenibilidad.  Decidimos formar seres humanos con conciencia planetaria y hacerlo realidad a través de un proyecto de alto impacto social y ecológico.  Si enseñamos a nuestros estudiantes la importancia de la sostenibilidad tenemos que ser un colegio sostenible.  Ahora medimos, mitigamos y compensamos las emisiones de gases efecto invernadero.  Las estrategias para lograrlo van desde el currículo y los planes de estudio hasta las formas como gestionamos y administramos los procesos de la organización.

 

La segunda competencia es el trabajo colaborativo.  Agustín Fuentes antropólogo y autor de la Chispa Creativa un fantástico relato sobre la evolución social de la humanidad, enfatiza sobre la cooperación creativa como ese gran elemento diferenciador que nos ha llevado como ninguna otra especie a profundas revoluciones socio culturales.  De unas dos décadas para acá el trabajo colaborativo se convierte en una necesidad imperante en todas las esferas.  Trabajar con otros con visiones compartidas hace parte de los requisitos para que las organizaciones y las sociedades progresen.  

Los Proyectos Fontana son más que requisitos para la graduación, unos claros indicadores de su espíritu creativo y de sus valores.  Son muchos los ejemplos pero aquí cabe resaltar uno que en especial llamo mi atención precisamente por estar en marcado dentro del séptimo arte.  El cine es un ejemplo de cooperación creativa capaz de recrear una realidad impactante desde lo sociocultural si lo vemos desde la perspectiva de Orson Wells quien decía que era imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta. Y eso es lo que propone Antonia de 11C con su trabajo: “La paz desde otro plano: El cine para la reconciliación.”  La sinopsis, logline, sotryline y storyboard de un producto cinematográfico original encaminado a promover la reconciliación entre los agentes del proceso de Paz en Colombia.

La tercera competencia es la comunicación, pensada desde el lenguaje que nos hace genuinamente humanos. Según Echevarría damos un sentido a nuestras vidas, desde lo lingüístico. Cuando escribieron sus autobiografías en grado noveno como preámbulo a la toma de decisiones sobre sus énfasis y respondieron tantas veces en sus informes de progreso a la pregunta ¿Quién soy yo? Hacían un relato acerca de su historia para construir su identidad.  Cuando Estefanía nombra su trabajo de grado: “Fast fashion: la historia de una tela, de una vida y de la tierra.”  Su objetivo además de analizar el concepto de moda rápida es primero asumir una postura ética, critica y creativa frente a las implicaciones medioambientales, sociales y conductuales de este fenómeno.  Es la manera como el lenguaje es acción y lleva a reflejar esa mejor versión de nosotros. Miuccia Prada dice que la moda es un lenguaje instantáneo, y es cierto comunicamos no solamente con las prendas que vestimos sino con todo el proceso que hay detrás de su elaboración.  La apuesta de Estefanía es que la moda comunique una nueva mirada frente a la economía y a la sostenibilidad.

Hoy traigo puesto el mismo vestido de otra ceremonia, inspirada en las ideas de Estefanía de “upcycle” y me convencí de que es posible romper el insostenible ciclo de “tomar, hacer, botar”.

La cuarta competencia es la creatividad.  Según Catalina y Natalia Zuleta, en su libro “La creatividad en siete verbos” esta es una parte vital de nuestra existencia que podemos llevar a su máximo potencial para crear bienestar y felicidad.  Ustedes queridos estudiantes han recorrido la ruta de estos siete verbos durante su vida en el colegio y ese es el sello que los hará distinguirse de los demás en este mundo complejo y competitivo.  Danilo en su proyecto Fontana genera electricidad para celulares a partir del movimiento de una bicicleta.  El dispositivo es capaz de generar corriente de forma amigable con el medio ambiente.​Con toda certeza puedo decir que aquí si cobran significado los conceptos de velocidad angular y voltaje.  Esos que en este momento después de todo lo juiciosa que fui en mi colegio ni lograría recordar y mucho menos aplicar.  Lo contrario a lo que seguramente le pasaría a Danilo si estuviera en mi lugar.  Leí cada uno de sus proyectos y podría quedarme aquí horas y horas compartiendo mis reflexiones, pero como sé que los discursos deben ser cortos solo me resta decirles que me llevo sus aprendizajes y que mi orgullo se eleva hasta las nubes al ver como conectan, preguntan, dudan, exploran, integran, e innovan para crecer.

“Deja que cada año encuentre una mejor versión de ti mismo” Benjamin Franklin



Comparte en: